Seguidores

domingo, 29 de abril de 2012

El elogio de la sombra

4. Tanizaki, El elogio de la sombra, Siruela, Madrid, 2005.

Escogí este libro porque me encantan los libros pequeños de Siruela, placer visual, táctil y olfativo que nunca proporcionará un libro electrónico, y porque el título me resultaba atractivo. La lectura no ha defraudado. Se trata de un elogio de la sombra frente a la invasión lumínica occidental. El autor se desesperaría en El corte inglés, ese ámbito tan terriblemente artificial donde, además, no se puede regatear un precio, que es la esencia del mercado. Cuando las personas pueden ser sustituidas por robots, algo no funciona bien...
Así termina el libro de Tanizaki: A decir verdad, he escrito esto porque quería plantear la cuestión de saber si existiría alguna vía, por ejemplo, en la literatura o en las artes, con las que se pudieran compensar los desperfectos. En lo que a mí respecta, me gustaría resucitar, al menos en el ámbito de la literatura, ese universo de sombras que estamos disipando... Me gustaría ampliar el alero de ese edificio llamado "literatura", oscurecer sus paredes, hundir en la sombra lo que resulta demasiado visible y despojar su interior de cualquier adorno superfluo. No pretendo que haya que hacer lo mismo en todas las casas. Pero no estaría mal, creo yo, que quedase aunque sólo fuese una de ese tipo. Y para ver cuál puede ser el resultado, voy a apagar mi lámpara eléctrica.

1 comentario:

  1. Es un libro que nos permite ampliar la sensibilidad. Descubrir la tenue sutileza de nuestras percepciones. Gracias por recomendarlo. Ha sido una lectura reveladora.

    ResponderEliminar