Seguidores

sábado, 21 de diciembre de 2013

Séneca sobre el dinero

[10] Haec ipsa res quae tot magistratus, tot iudices detinet, quae et magistratus et iudices facit, pecunia, ex quo in honore esse coepit, verus rerum honor cecidit, mercatoresque et venales in vicem facti quaerimus non quale sit quidque sed quanti; ad mercedem pii sumus, ad mercedem impii, et honesta quamdiu aliqua illis spes inest sequimur, in contrarium transituri si plus scelera promittent.
Epístola a Lucilio, 115, 10.

Esta realidad que detiene a tantos magistrados, tantos jueces, que hace magistrados y jueces, el dinero, desde que ha empezado a ser objeto de culto, ha decaído el verdadero valor de las cosas, comerciantes y a su vez convertidos en mercancía buscamos no cómo o qué es, sino cuánto; piadosos para la recompensa, impíos para la recompensa, y seguimos lo honesto en la medida en que hay en ello alguna esperanza, dispuestos a pasarnos al lado contrario si promete más rapiña.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

Sobre Séneca (María Zambrano)

Recopilación de subdesidia:

“El pensamiento vivo de Séneca”
María Zambrano

ACTUALIDAD DE SÉNECA

“Si algo tiene capacidad de renacer, de aflorar casi repentinamente a la conciencia de una época, es sin duda a causa de la profundidad de su arraigo. Es decir, que sólo puede renacer lo que está en una tradición aunque olvidada. Y lo que renace constituye algo tan firme que a veces podemos volvernos de espaldas a ello, casi, casi desdeñarlo.”

“Séneca vuelve sencillamente porque le hemos buscado, y no por la genialidad de su pensamiento, ni por nada que tenga que ofrecer al audaz conocimiento de hoy. Vuelve porque le hemos descubierto como en un palimpsesto debajo de nuestra angustia, vivo y entero bajo el olvido y el desdén.

Es pues, en virtud de una situación que estamos pasando, por lo que acude a nuestra memoria este su tesoro. La recordamos, volvemos hacia ella más bien como a una vieja casa abandonada donde nos sentimos seguros, y así la primera sensación que tenemos ante la actualidad, que es el primer momento de este género de Renacimientos, es de alivio, como de haber encontrado un segundo lugar, un posible retiro con el que no contábamos. Pero el segundo momento es de un cierto azaramiento, de inseguridad e inquietud, porque no sabemos con certeza qué significa este encuentro”

“Pues todo lo que pertenece al pasado necesita ser revivido, para que no detenga nuestra vida”

UNIVERSALIDAD DE SÉNECA

“Porque el hombre es una criatura que admite, y aun requiere varias versiones. Y cada uno de estas versiones ya realizadas es precisamente una experiencia histórica, una figura trascendente. Una figura, un camino; una manera de aceptar la vida y la muerte. (…). Hay versiones del hombre más afortunadas que otras, por haber sido llevadas a su extremo implacablemente por aquel a quien le tocó realizarlas. Son caminos recorridos valientemente hasta el final, posibilidades consumidas, verdades consumadas hasta hacerse transparentes. A quienes así la vivieron, debemos doble gratitud: por haber aceptado su difícil papel de vivir para todos una posibilidad humana, y por haberla vivido con esta entera virtud, con esta entereza sin menoscabo.”

“Suele suceder que los mayores misterios están en lo familiar y cercano, sin que sepamos si el misterio reside acaso en la proximidad misma, en el hecho de que algo sea familiar, o está en el género de verdad que nos propone.

SENECA MEDIADOR

“No es Séneca un pensador de los que piensan para conocer, embalados en una investigación dialéctica, ni tampoco le vemos lanzado en la vida, sumergido en sus negocios y afanes y ajeno al pensamiento. Es propiamente un mediador, un mediador, por lo pronto, entre la vida y el pensamiento, entre ese alto logos establecido por la filosofía griega como principio de todas las cosas, y la vida humilde y menesterosa”

LA HORA DE SÉNECA

¿Vivimos una hora semejante? Cuando Séneca vivía, el hombre era demasiado rico y demasiado pobre; demasiado sabio, lo suficiente para andar perdido en sus saberes. Pero más que perdido, diríamos que andaba despegado. Y más que despegado, desamparado.”

(Los estoicos, epicúreos, cínicos y cireanos) “Vivían su filosofía dispersa y callejera, mezclada con la vida, pretendiendo dirigirla y, sobre todo, practicando la pesca de almas. No aguardaban, sino que salían al encuentro. Especie de filosofía un tanto turbia y azorante que participa en muchos de sus caracteres de una fe, de una creencia, de una religión. Pues ellas son las que tienen tanto empeño en propagarse. La filosofía pura, en verdad, la Razón en su marcha más que propagarse se preocupa de seguir.

LA RAZÓN DESVALIDA

“Porque la razón platónica, aun reforzada por la física y metafísica de Aristóteles, encontraron una explicación a la realidad tan leal a sus principios racionales, que por muchos siglos había de subsistir, no pudo desvanecer la enfermedad de la hora: el terror humano. No pudo, pues además de otros problemas que no pudo llegar a resolver por el propio horizonte en que estaba enclavada, se le atravesó algo de por medio. Algo tan importante como el poder, el poder encarnado por el Imperio Romano. Y ante este nuevo obstáculo la razón ya no pudo asegurar su obra. A la melancolía por el correr del tiempo, del que se sabe sumido en la naturaleza, se ha unido ahora la amargura infinita de sentirse a merced del poder, ejercido en su bárbara grandeza.
El hombre que vivía bajo el poder romano se sentía más huérfano y solitario, más angustiado que aquél que viviera antes de que Sócrates enseñara que la virtud puede enseñarse, es decir, que somos dueños de nuestro destino. Puesto que esto, el que la virtud depende de nosotros, nada remedia, si se quiere vivir acá abajo.”

“Porque esta razón fracasó, dentro del mundo antiguo, una vez que Platón no lograra establecer en parte alguna su República, una vez que ni siquiera una isla de esas donde todo ensueño tiene realización, se brindara para el imperio de la justicia y de la razón. Quedaba desvalida, al margen del estado.
Y el hombre que tenía que vivir bajo ese poder o con él no podía atenerse enteramente a ella. No podía regirse por ella a no ser que estuviese decidido como Sócrates a ofrendarle su vida o a consumirse en ella. Después de la muerte de Sócrates, Platón tuvo que pensar su República, que era la única salida para que el filósofo pudiera existir. No es esa su justificación, sino el establecimiento del bien entre los hombres, pero la verdad es que era la condición de la existencia misma del filósofo. Tenía que imperar, hacer efectivo su imperio, tenía que pedir el poder para poder subsistir.
El poder, el poder que llegó no fue por cierto éste de los filósofos, el que haría del mundo su casa, la casa de la razón, ya que no la casa de Dios, sino el poder sin más, el poder apoyado en sí mismo. Y con el Imperio Romano el poder sin más justificación que el poder, borrando su ligazón con la justicia y el derecho, con la libertad. Libertad que no era sino el resquicio concedido a la razón para su existencia a medias, para su media vida. Y sin embargo, la razón, la razón platónico – aristotélica seguía estando ahí, pues que había sido descubierta y no podía ser olvidada. Tampoco podía vivir entre los hombres, es decir, alcanzar vigencia, pues los dos caminos en que esto podía realizarse estaban cegados. Uno era éste y todavía no ha sido abierto, quizá jamás lo sea, el reino de la justicia, de la justicia inexorable del ser, tal como Platón lo pidiera.”

“La cultura griega, lo que el espíritu de Grecia creara como revelación del hombre y aun de la misma naturaleza que sometió a medida, era incompatible con la vida real, tal como tenía que ser bajo el Imperio donde nada tenía medida, número ni armonía (…) <Skherma, taxis, trofe> (figura, orden, posición), que decía Demócrito eran las diferencias entre los seres. Diferencias aniquiladas, burladas en la vida humana por el allanamiento terrible del poder. Debía ser terriblemente amargo haber descubierto el orden, la figura de los últimos elementos de la realidad, haberla hecho transparente, encontrado su medida, su razón, para vivir luego en un mundo sin razón y sin medida, para vivir en un mundo donde el absurdo y el delirio eran la realidad diaria.”

“Era el retorno al mundo del rencor y de la venganza, al mundo del delirio y del capricho, pero viéndolo ya instaurado, victorioso sin restricción alguna: totalitario.”

“La resignación es, además y ante todo, un movimiento regresivo, una vuelta, una retirada, en lo que no es azar que Séneca sea el genio, pues en esto ha sido maestro el genio español. Una vuelta y una retirada hacia algo que se había abandonado por la esperanza; hacia una fe antigua y por ello abandonada; un regreso histórico. Suceso que suele ser síntoma, y muy claro, de crisis histórica. Cuando la resignación parece ser el remedio mejor para la mayoría de los hombres que viven despiertos, para eso que Ortega ha llamado , estamos sin duda atravesando una crisis histórica.”

Cuando la razón en su espléndido desarrollo se vio desvalida; cuando el hombre bajo el poder romano quedó desamparado, esta antigua fe es la única salvadora para los hombres que sentían el horror del desorden sin sentido, el horror a la realidad que participa de los antiguos dioses, porque estaba fuera de medida y de la razón y, todavía mucho más que ellos, no tenía en cuenta las humanas entrañas. Una realidad que  no estaba abierta a la razón, pero tampoco a la esperanza.”

SENECA VIVO

(Séneca y Sócrates) “Porque usaron de la misma razón, una razón persuasiva y no dogmática, y en las dos la piedad se filtra en una doctrina nada piadosa por naturaleza, pues ni la verdad de Sócrates, ni la de Séneca estaban concebidas por la piedad.”

“Este retorno piadoso de la razón sobre una antigua fe olvidada, manifiesta uno de los instantes más dramáticos de la historia humana, instante por otra parte repetido; el instante en que una sabiduría resulta al mismo tiempo demasiado y demasiado poco, insuficiente y despegada; el momento en que la razón no se adapta a la medida del hombre, y el hombre ha quedado solo.” (26-27).


Ser un Séneca para el pueblo español es ser un sabio que persuade a todos de que pueden serlo, de que pueden, si buscan, encontrar en su desamparo mismo, la fortaleza”. 27

De la constancia del sabio
El sabio tiene otro socorro diverso del vuestro, porque vosotros estáis en la pelea, y para él está ya ganada la victoria; no hagáis repugnancia a vuestro bien, y mientras llegáis al que es verdadero, alentad en vuestros ánimos esta esperanza, y recibid con gusto lo que es mejor, y confesad con opinión y con deseos el decir que en la república del linaje humano hay alguno invencible y en quien no tiene imperio la fortuna. p. 86.

viernes, 6 de diciembre de 2013

EI currículo cerrado: un abuso de poder



Muchos son los aspectos que se discuten con relación a las leyes educativas: su excesivo número, la falta de un consenso nacional, los métodos de evaluación, la edad de la educación obligatoria, la inclusión y la exclusión de unas y otras asignaturas… Pero, a mi juicio, no se plantea la cuestión fundamental: la legitimidad de los gobiernos para imponer un currículo cerrado, esto es, un plan de estudios completo, sin margen de libertad para padres, profesores y alumnos.
            Cualquier modelo educativo es discutible, ninguno es perfecto; cada uno responde, lógicamente, a las más variadas concepciones antropológicas. Dichos paradigmas han de ser más objeto de debate de foros científicos y académicos que imposiciones gubernamentales o parlamentarias. Pues si toda ley educativa parte de unos presupuestos pedagógicos particulares, ¿por qué han de implantarse de forma monolítica? ¿Porque el Gobierno y el parlamento han salido de las urnas? Las elecciones no cohonestan una completa reglamentación de los planes de estudios, decretados desde el vértice de la pirámide estatal.
            El principal abuso de poder se produce, a mi parecer, al establecer las leyes educativas este currículo cerrado del que venimos hablando: el currículo que cada ministro de Educación, asesorado por unos determinados pedagogos, se ve en la necesidad de componer. Una ley decide que no haya ningún latín obligatorio; otra, que suban las matemáticas; aquella, que baje la filosofía… como si el contenido de los planes fuera patrimonio exclusivo de las inteligencias de sus señorías, reservando a las familias y a los profesores la función de ejecutores de sus dictados. ¿Por qué padres, profesores y alumnos no pueden participar en la confección de su currículo? ¿No significa democracia, ante todo, participación?
            El Estado ha de intervenir como garante del derecho y deber fundamentales a la educación. Pero intervenir no es sustituir, suplantar, imponer, cerrar, invadir. El Estado mantiene una red de centros de enseñanza y concierta otros –unos y otros con los impuestos de los ciudadanos- y vela por que todos los niños y jóvenes se beneficien, al menos, de la enseñanza obligatoria. Parece razonable que el Estado posea una cuota en la configuración del itinerario académico de las etapas primaria y media: pero un porcentaje, quizá el 50%, pero no la totalidad del currículo.
            Padres, profesores y alumnos, familias y centros educativos han de poseer un margen para elegir lo que quieren ser, lo que quieren saber, lo que quieren hacer. Un centro puede decidir que la educación física sea una materia transversal, o la música, o el latín. Un centro puede decidir que el teatro, o la danza, o las artes marciales formen parte de su currículo, porque entiendan que psicomotricidad, música y defensa personal son aspectos esenciales en la formación de sus alumnos. Una escuela puede apostar por la formación lingüística, hacer del latín una materia basilar que, entre otras cosas, facilite a los hispanos comprender que gallego, castellano y catalán son ramas de un mismo tronco. ¿Por qué una escuela de cualquier lugar de España no puede impartir a todos sus alumnos gallego, castellano y catalán? ¿No cabe incluir el vasco, que posee múltiples préstamos latinos y que a su vez ha influido en las restantes lenguas hispánicas? ¿Por qué un colegio no puede recoger el guante lanzado por Platón y hacer de la gimnasia y de la música materias troncales de su plan de estudios?
            La LOMCE acaba de imponer otro currículo cerrado; la oposición anuncia que, si logra una mayoría suficiente, revocará la LOMCE e impondrá, a su vez, otro currículo cerrado como los de la LOE o la LOGSE.
No es razonable que los políticos limiten derechos de padres, profesores y alumnos impidiéndoles participar en el diseño de su proyecto vital y profesional. Hay que combatir los currículos cerrados y desalojarlos de las leyes educativas. La identidad personal, familiar, profesional y escolar ha de poseer su espacio y reflejarse en cada centro educativo. 


viernes, 29 de noviembre de 2013

sinónimos





Revisar los textos siguientes:
Soluciones:

1. Esta es la principal virtualidad del libro.
Esta es la principal virtud del libro (no confundir virtualidad, que se refiere a algo no real, pero que lo parece, con virtud: cualidad).
2. El gobierno estudia cambiar el uso horario.
El gobierno estudia cambiar el huso horario (aquí la palabra huso no procede del verbo usar, sino del latín fusus: huso).
3. Sergio y Pascual no pueden convivir juntos.
Sergio y Pascual no pueden convivir (o no pueden vivir juntos) (convivir juntos es redundante).
4. Por último, manifestar la satisfacción del claustro de profesores por este éxito de los alumnos.
Por último, quiero manifestar la satisfacción… (no es correcta la omisión del verbo principal antes del infinitivo en este tipo de frases).
5. En línea con lo expuesto por mi colega…
En consonancia (de acuerdo…) con lo expuesto por mi colega… (en línea con es un calco innecesario del inglés: in line with).
6. Escasa afluencia de aficionados a la corrida de Talavera.
Escasa asistencia (o poca concurrencia) de aficionados a la corrida de Talavera (escasa afluencia es una contradicción, porque afluencia significa ‘concurrencia en gran número’. Es correcto decir gran afluencia).
7. ¿Cuál es el estado del arte en biotecnología?
¿Cuáles son los últimos avances en biotecnología? (state of the art significa ‘tecnología punta’, ‘últimos avances’, ‘lo último sobre…’).
8. Adujo el falso pretexto de que se había averiado el metro.
falso pretexto es redundante, porque pretexto es una excusa falsa, por tanto, excusa y pretexto no son sinónimos, pues la excusa puede ser verdadera o falsa, pero el pretexto es siempre falso.
9. El IVA es el Impuesto sobre el Valor Añadido. 
El IVA es el impuesto sobre el valor añadido (las siglas de los impuestos se escriben con mayúsculas, pero, al desarrollarlas, se escriben con minúsculas iniciales, si son nombres comunes).
10. Un incendio provocado se propaló por el encinar viejo.
Un incendio intencionado se propagó por el encinar viejo (todo incendio está provocado por algo, pero no es sinónimo de intencionado. Por otra parte, propalar es ‘dar a conocer algo ocultado’, mientras que propagar es ‘extender’).
11. Esfuerzo inhumano de Bañón en la contrareloj.
Esfuerzo sobrehumano de Bañón en la contrarreloj.
12. La sociedad actual padece infoxicación.
Es un neologismo bien construido para expresar que ‘se padece una sobrecarga informativa difícil de procesar’.

Algunos sinónimos de:
Morir: fallecer, expirar, perecer, fenecer, finar; terminar, acabar, extinguirse, concluir, finalizar, consumirse.
Morosidad: tardanza, demora, dilación, lentitud.
Mortal: perecedero, efímero, caduco; mortífero, letal, fatal, fatídico; cadavérico; insufrible, agotador, horrible, espantoso, impresionante; hombre, persona, criatura, ser humano.
Mortecino: flaco, descolorido, tiste, pálido, delgado, lívido, apagado, tenue, agonizante, macilento, mustio, demacrado.  

Luis Ramoneda



martes, 26 de noviembre de 2013

El sobrino nieto de Sigmund Freud: «El TDA es un invento»

Día 26/11/2013 - 01.41h

Este psicoanalista infantil asegura que a los niños se les hipermedicaliza con la «pastillita de portarse bien»

Sabe que su apellido le precede, pero también es consciente de que ser familiar del padre del psicoanálisis no le hace ser mejor en su trabajo. En cualquier caso, Joseph Knobel Freud deja claro en la entrevista que él es un apasionado de su labor como orientador familiar, y que podría estar horas hablando de cómo se puede ayudar a la gente a pensar de otro modo, a cambiar dinámicas establecidas, y algo muy importante, a prevenir... «No todo es enfermedad mental», afirma. Desde luego, lo que para él no lo es, es el Trastorno por Déficit de Atención. «El TDA no existe, no es un trastorno neurológico, es un invento de esta sociedad de la inmediatez en la que vivimos, y qe nos lleva a la hipermedicalización de niños que son más movidos», asegura.
J. K. Freud nos invita a reflexionar sobre este y otros temas importantes de la paternidad en su último libro, «El reto de ser padres». En esta obra el psicoanalista de niños comparte su experiencia de más de treinta años ayudando a padres e hijos a superar sus problemas, y e invita a sus lectores a tomarse un tiempo para reflexionar sobre la paternidad. «La vida es un camino de la dependencia total a la independencia total. Y para lograrlo, es fundamental el papel que desempeñan papá y mamá», advierte.
—Uno de los temas más llamativos de su libro es que usted afirma tajante que no existe el TDA.
—El TDA no existe, no. De hecho Leon Eisenberg, la persona que describió el trastorno de déficit de atención con hiperactividad por primera vez, dijo a Der Spiegel meses antes de morir que éste era «un excelente ejemplo de un trastorno inventado» y que «la predisposición genética para el TDA está completamente sobrevalorada». Lo que es preocupante de la sociedad actual es que se considera que las cosas cuanto más rápidas sean, mejor. Es decir, si el niño se porta mal en la escuela y se mueve mucho, enseguida le dan la «pastillita de portarse bien». En lugar de actuar, inmediatamente se hipermedicaliza, tapando el síntoma. ¿Se ha intentado averiguar por qué ese niño se mueve, no está quieto, y no es capaz de prestar atención...? ¿Alguien se ha parado a averiguar si hay problemas en casa? ¿si está angustiado por algo? ¿si resulta que se mueve mucho porque intenta captar la atención de papá y mamá, o del maestro, o de los educadores en general? No, le hemos dado la pastilla y ya está. Además estamos creando en los niños una costumbre peligrosísima. Me refiero a la costumbre de que, frente a un conflicto, en lugar de tratar de pensar de donde viene, y qué solución tiene, en vez de encontrar algo en la dinámica personal y familiar de esa persona que nos ayude, se recurre a un elemento externo, una droga —el metilfenidato en el caso del TDA—, para conseguir unas determinadas conductas. Insisto, estamos enfrentándonos a una preocupante hipermedicalización de la sociedad.
—Pero el TDA cada vez está más diagnosticado.
—En mi época los niños también se movían, pero como no existía el metilfenidato, no había TDA... Si usted viera las preguntas del cuestionario —que está de moda en todo el mundo— y que utilizan los padres y maestros para detectar el supuesto trastorno se sorprendería. Hay que responder a unas preguntas que al final lo que hacen es definir la infancia en sí misma. ¿Se mueve? A menudo, con frecuencia, bastante... esto es muy subjetivo. Los padres y los maestros están preparados para muchas cosas, pero no para diagnosticar esto. Para eso estamos los psicoterapeutas.
—¿Qué recomienda usted?
—Desde luego, no hipermedicalizar para tapar o no hablar del problema. Y preguntarse ¿qué está fallando?, ¿qué está pasando con la educación actualmente que hace que los niños no presten atención? Porque la atención es un don que se presta. Pues juguemos con la palabra atención. Si tu das atención, es porque ese alguien te merece respeto. En la infancia, ese respecto viene dado por la familia. ¿Que está pasando en una sociedad en la que el papá va al colegio a amenazar al profesor de quinto porque le ha puesto un cuatro a su hijo? ¿Cómo queda de desprestigiado ese maestro a los ojos de ese niño? Con ese padre beligerante que llamó inepto al profesor... ¿le podemos pedir al niño que esté atento en clase? Los niños que van a escuelas respetadas por sus padres tienen menos problemas para prestar atención. También hay una relación directa entre eso y lo que pasa en casa con la obediencia. Si el niño ve que hay un papá y una mamá que se respetan, que se quieren, que se apoyan mutuamente, entonces el niño obedecerá y aceptará los límites.
—Y si no lo hace, ¿qué pueden hacer los padres para que el niño obedezca?
—Voy a poner un ejemplo muy claro. Llega el momento de la cena donde el niño dice «no quiero comer esto» y el papá dice «termínatelo». ¿Que no quiere? Se le retira el plato, y se le manda a la cama. Esa es una actitud excelente del padre. Pero entonces llega la mamá al cuarto del niño y le dice «toma esto, que papá está muy nervioso», y le da un yogur con galletas... «Pobrecito, así come». En ese momento, muy inconscientemente, está desautorizando a su propio marido, desacreditando la función paterna del padre del niño, y además haciendo que se niño se vuelva caprichoso con la comida y con todo. Yo siempre digo a los padres cuando me consultan: «Nunca amenaces a tu hijo con algo que no vas a cumplir y que luego te desacredite».
—Es muy importante que los dos vayan en la misma dirección, pero a veces no es fácil, ni en la familia más feliz y compenetrada del mundo.
—Por supuesto, pero si la pareja hace algo que no es correcto, podemos y debemos acudir a su rescate. Nunca desautorizarle. Es muy recomendable llegar a pactos de los cuales los niños no tienen ni por qué enterarse. El Estado Mayor conjunto tiene que tener reuniones en secreto para llegar a acuerdos que el soldado raso tiene que obedecer.
—El otro error está en querer convertirnos en amigos de nuestros hijos.
—Sí. Estamos convirtiéndonos en la sociedad de la indiferencia generacional. Estos padres que te dicen «es que a mí me gustaría ser amigo de mis hijos». Mire, no. Usted es padre (o madre) de los niños, y ellos ya tendrán amigos a lo largo de toda su vida. Esto que parece una tontería... no lo es. A los padres hay que obedecerles y esa división generacional está para algo.
—¿Qué podemos hacer cuando el niño reta a la figura del padre?
—Los niños que son queridos y respetados en su función de niños no tienen por qué retar al padre, a no ser en una época muy determinada de la vida en la que el desarrollo psicológico sano de todo niño pasa por el hecho de enfrentarse al padre para buscar su propia independencia. Pero ahí donde hay un niño dispuesto a enfrentarse al padre tiene que haber un padre dispuesto a decirle «no, por aquí no paso». Lo que nos estamos encontrando es que hay padres muy débiles, que se autorizan poco a ser padres.
—Límites, límites, límites...
—Hay que poner límites a la voracidad infantil. Y hay que empezar desde que se le da el pecho al niño. Llega un momento en el que hay que pasar a la papilla, porque es bueno en el desarrollo de todo niño la introducción de nuevas comidas que no tengan que ver con la leche materna. A mí me ha pasado en la consulta tener que tratar a un niño de cinco años totalmente inquieto que tomaba pecho de pie. Como el nervioso que se fuma un cigarrillo. ¿Quien es responsable de la inquietud de ese niño? «Es que no sé cómo destetarlo», decía la madre. Señora, diga ¡se acabó! Lo mismo pasa con el chupete. Tireló. El niño llorará tres días, en los que usted se tendrá que armar de paciencia, de aguante. Cante todo el cancionero popular español, extranjero y del más allá, cuéntele cuentos, juegue con él, pero digalé chupetes no, pecho no... Ponga límites. Poner límites es importante para el desarrollo y evolución del ser humano, para la contención del psiquismo.
—Llama mucho la atención que se realice psicoanálisis infantil. ¿Cómo se aborda una consulta cuando el paciente es un niño, y no se le puede sentar en un diván?
—Un niño enfermo psicológicamente hablando es un niño que no juega, entre otras cosas. El trabajo del psicoterapeuta es encontrar el por qué, y encontrar las pistas para deshacer los nudos que han quedado mal hechos. Es decir, la meta en psicoterapia es que el niño juegue, porque el juego es por sí solo es terapéutico. El problema lo tienen los niños que no pueden jugar por algún conflicto... El juego le permitirá elaborar positivamente cosas que vive pasivamente. Al jugar, lo puede actuar, elaborar, tramitar, digerir y metabolizar... es una forma privilegiada del mundo infantil de incorporar las cosas que se van viviendo.
—¿Cuáles son las consultas más típicas?
—Las de violencia, agresión y soledad en la escuela. Lo que hoy se conoce por bullying y que tiene su variante en el acoso escolar cibernético o ciberbullying.
—Algunos expertos en bullying señalan que esto le puede pasar a cualquier niño.
—No lo creo. Creo que hay niños que por algún motivo se colocan en una posición de especial debilidad. Los niños lo captan, y entre ellos es como si hubiera códigos de conductas que les permite saber dónde está el débil y dónde y a quién pueden pegar. Es muy común que el que pega haya visto violencia en casa.
—¿Que aconsejaría usted para fortalecer la autoestima del niño? ¿Todo se basa en la autoestima?
-Muchas cosas se basan en la estima. La estima empieza por ser querido por los papás. Y para fortalecerla una de las cosas que podemos hacer es ocuparnos más de nuestros hijos. Tienes la opción. O te ocupas de saber qué tal le fue en el colegio o te vas a ver el telediario. ¿Que más podemos hacer? Dedicar más ratos a hablar y a jugar con nuestros hijos. El mejor regalo que podemos hacerles es tiempo.