Seguidores

martes, 26 de febrero de 2013

A más información, menos conocimiento


Una computadora almacena y procesa datos; pero el ser humano es capaz de conocer, reconocer e interpretar los datos. El ordenador indicará en un instante cuántas veces un poeta escribe el adjetivo rojo. No podrá decir, en cambio, por qué lo hace o qué logra haciéndolo. Porque esos efectos no son medibles matemáticamente.
Conocer no es almacenar, sino hallar la relación entre los datos. Es leer entre los datos, tratando de encontrar el sutil hilo que los une. Leer entre, inter-legere: eso es la inteligencia.
Cuanto más se asemeja un hombre a un ordenador, menos conoce, porque cuanta más información, menos conocimiento. Conocer implica asimilar, y la sobreabundancia colapsa.
Internet es cabal expresión de este colapso, de este exceso de información que deviene desinformación.
Cuando un periódico se digitaliza, tiende a convertirse en un conglomerado de informaciones desconexas y volátiles, que lo acercan a una fuente de desinformación.
El espacio virtual facilita la información fragmentada, in-formal, sin forma, sin formato.
Los objetos reales poseen un formato. Y el formato es significativo, es decir, ofrece información sobre el contenido. No es lo mismo un incunable, que una publicidad volandera, un semanario, una oferta de trabajo, un diario o un libro de bolsillo. Los objetos reales no pueden sacudirse su forma y la forma los delata.
En internet, en cambio, el formato pasa a un segundo plano y prima la inmediatez. El exabrupto anónimo convive, a igual distancia, con El banquete de Platón.

Lo relevante y lo irrelevante conviven en un mismo espacio donde lo permanente se rechaza: la norma es la novedad. Lo bueno es lo nuevo. El fin es divertir, o sea, volverse a un lado y a otro, mientras que conocer implica siempre cierta detención del tiempo.

Internet es el sueño del positivista: un almacén de infinitos datos; y la mente internautizada aspira a fagocitar datos. El ayuno de sentido trata de paliarse con una acumulación de datos que, si no satisface, al menos entretiene, y produce el espejismo del conocimiento.
La rápida visita a un museo, donde los cuadros son fotogramas de una película con imposible argumento, produce la sensación del incremento de cultura, sustitutivo comercial del conocimiento.

Pero pensar es pensare: pesar, sopesar. Y no cabe pesar miles de objetos en continuo incremento; no es posible sopesar, solo acumular en un almacén tan espacioso, que impide la búsqueda de elementos.

Conocer es agrupar lo disperso: cogitare; cum-agitare, conducir lo alejado hasta el centro. Pero si hay que agrupar miles de datos, el empeño se hace vano. Y el sujeto se fragmenta entre los datos, pasando de conductor a conducido.

El exceso de información es superfluo, colapsa.
La inabarcable información detiene el conocimiento.
El cerebro humano se transforma en una extensión del ordenador personal. El cerebro deviene un disco duro externo del ordenador, que se convierte en fuente de alimentación del cerebro. El hombre aspira a funcionar como una computadora, esto es, un inmenso almacén de fotos, vídeos, textos... en movimiento.

jueves, 21 de febrero de 2013

Nuevo portal de publicaciones periódicas de la Asociación de Autores de Teatro

El 19 de febrero se ha presentado el nuevo portal de publicaciones periódicas de la Asociación de Autores de Teatro: El Kiosco Teatral
Con tres revistas teatrales:

Las Puertas del Drama: espacio de reflexión sobre la escritura dramática
Leer Teatro: reseñas de obras teatrales, revistas y ensayos sobre teatro
EntreCajas: blog sobre la actualidad teatral de los autores de teatro.

Además, este portal ofrece enlaces a revistas teatrales de todo el mundo.

viernes, 15 de febrero de 2013

decisionem magni momenti pro Ecclesiae vita


Fratres carissimi

Non solum propter tres canonizationes ad hoc Consistorium vos convocavi, sed etiam ut vobis decisionem magni momenti pro Ecclesiae vita communicem. Conscientia mea iterum atque iterum coram Deo explorata ad cognitionem certam perveni vires meas ingravescente aetate non iam aptas esse ad munus Petrinum aeque administrandum.

Bene conscius sum hoc munus secundum suam essentiam spiritualem non solum agendo et loquendo exsequi debere, sed non minus patiendo et orando. Attamen in mundo nostri temporis rapidis mutationibus subiecto et quaestionibus magni ponderis pro vita fidei perturbato ad navem Sancti Petri gubernandam et ad annuntiandum Evangelium etiam vigor quidam corporis et animae necessarius est, qui ultimis mensibus in me modo tali minuitur, ut incapacitatem meam ad ministerium mihi commissum bene administrandum agnoscere debeam. Quapropter bene conscius ponderis huius actus plena libertate declaro me ministerio Episcopi Romae, Successoris Sancti Petri, mihi per manus Cardinalium die 19 aprilis MMV commisso renuntiare ita ut a die 28 februarii MMXIII, hora 20, sedes Romae, sedes Sancti Petri vacet et Conclave ad eligendum novum Summum Pontificem ab his quibus competit convocandum esse.


Fratres carissimi, ex toto corde gratias ago vobis pro omni amore et labore, quo mecum pondus ministerii mei portastis et veniam peto pro omnibus defectibus meis. Nunc autem Sanctam Dei Ecclesiam curae Summi eius Pastoris, Domini nostri Iesu Christi confidimus sanctamque eius Matrem Mariam imploramus, ut patribus Cardinalibus in eligendo novo Summo Pontifice materna sua bonitate assistat. Quod ad me attinet etiam in futuro vita orationi dedicata Sanctae Ecclesiae Dei toto ex corde servire velim.


Ex Aedibus Vaticanis, die 10 mensis februarii MMXIII



Hermanos queridísimos:

Os he convocado a este consistorio no solo por tres canonizaciones, sino también para comunicaros una decisión de gran importancia para la vida de la Iglesia. Habiendo interrogado mi conciencia repetidas veces delante de Dios he llegado a la certeza de que mis fuerzas por el peso de la edad no son ya adecuadas para cumplir debidamente el oficio de Pedro.

Soy bien consciente de que este oficio esencialmente espiritual debe llevarse a cabo no solo con obras y palabras, sino no menos sufriendo y orando. Sin embargo en nuestro mundo actual sometido a rápidos cambios y perturbado por asuntos de gran peso para la vida de la fe es necesario  cierto vigor corporal y espiritual para gobernar la nave de San Pedro y también para anunciar el Evangelio; en los últimos meses este vigor está disminuyendo en mí de tal modo que debo reconocer mi incapacidad para cumplir bien el ministerio que me ha sido confiado. Por tanto, bien consciente de la importancia de este acto declaro con plena libertad que renuncio al ministerio de Obispo de Roma, sucesor de San Pedro, confiado de manos de los cardenales el 19 de abril de 2005 de modo que desde el 28 de febrero de 2013 a las 20 horas, quedará vacante la sede de Roma, sede de San Pedro, y las personas competentes deberán convocar el cónclave para la elección de un nuevo Sumo Pontífice.

Hermanos queridísimos, de todo corazón os doy las gracias por todo el amor y el trabajo con los que habéis compartido el peso de mi ministerio y pido perdón por todos mis defectos. Ahora, en fin, confiamos la Santa Iglesia de Dios al cuidado de su Supremo Pastor, nuestro Señor Jesucristo e imploramos a su santa Madre, María, que asista con su materna bondad a los cardenales en la elección del nuevo Sumo Pontífice. Por lo que a mí respecta también en el futuro quisiera servir con todo el corazón a la Santa Iglesia de Dios en una vida dedicada a la oración.

Vaticano, 10 de febrero de 2013



PAPA BENEDICTO XVI
 

miércoles, 13 de febrero de 2013

El amor, el héroe y la muerte


Como buen caballero andante, don Quijote es un héroe, un héroe medieval; como Aquiles es un héroe griego o Eneas es un héroe troyano padre de los romanos. El problema de don Quijote es que es un héroe salido desde un libro. Y eso es lo que no se perdona, que los personajes literarios cobren vida. Don Quijote ama a todos los desvalidos, débiles y sufrientes, y también ama a Aldonza Lorenzo, metamorfoseada en Dulcinea. El amor siempre transforma.
Don Quijote muere, y afronta la muerte con serenidad, cara a cara. Muere cuerdo, porque la muerte es un momento de sinceridad. 
En el Quijote está el amor cortés del XII, el amor platónico del XIII, el stilnovismo del XIV, la prosa caballeresca del XV, la imprenta del XVI, el claroscuro del XVII, y el deseo de un mundo mejor del XVIII; la poesía de Garcilaso y Fray Luis, y la dramatización del barroco. Está casi todo.

miércoles, 6 de febrero de 2013

Presentación en Madrid de "Cervantes y sus enemigos"

El próximo jueves 21 de febrero a las 12 horas se presentará en la Sociedad Cervantina de Madrid (Atocha 87, Metro 1, parada Antón Martín), el número de Anuario de Estudios Cervantinos número 7, que incluye los artículos escritos bajo el epígrafe "Cervantes y sus enemigos".

Aquí puedes ver el índice.


CERVANTES Y SUS ENEMIGOS

Una de las características del cervantismo contemporáneo es su pluralidad y su diversidad, no monopolizadas por una única asociación o entidad administradora. Ya no es posible. El mundo académico actual, sin ser de por sí algo especialmente brillante —no procede engañarse, ni ilusionar a quien nos lee—, no está a merced de monopolios con la misma facilidad de antaño. Hace no mucho tiempo toda actividad cervantina solía aglutinarse asociativamente en torno a entidades dominantes, hoy prácticamente imperceptibles, si no inexistentes o incluso inoperantes.