Seguidores

viernes, 29 de mayo de 2015

El acento sí que cuenta


Boletín de Ayuda al Redactor
Junio de 2015
(fuente: Las 500 dudas más frecuentes del español)


Revisar los textos siguientes:
Soluciones:

1. Me encontré con Armando saliendo del metro.
Frase ambigua: ¿quién salía del metro?: “Al salir del metro, me encontré con Armando” o “Me encontré con Armando que salía del metro”…
2. Afirmó que vendría ayer.
En este caso, la ambigüedad se produce por una mala colocación de los elementos de la frase: “Ayer afirmó que vendría mañana”, “Afirmó que ayer vendría”…
3. Nicolás dijo a Fermín que usara su moto.
Los posesivos suelen ser fuente de ambigüedades (¿a qué moto se refiere?): “Nicolás dijo a Fermín que usara su propia moto”; “Nicolás le dijo a Fermín: ‘usa tu o mi moto’”; “’Usa mi o tu moto’, dijo Nicolás a Fermín.”
4. Andrés se va de viaje con Ernesto y su mujer.
Más ambigüedades: “Andrés y su mujer se van de viaje con Ernesto”, “Andrés se va de viaje con Ernesto y con la mujer de este”.
5. No sabía que había pasado.
A veces, la ambigüedad se produce por la acentuación: “No sabía qué había pasado” no significa lo mismo que “No sabía que había pasado”.
6. Él te gusta mucho.
El té gusta mucho (cfr. n. 5).
7. Juan María, Alberto y Pilar salieron a las tres.
También la puntuación puede ser causa de ambigüedad: “Juan, María, Alberto y Pilar salieron a las tres.”
8. Los alumnos que han suspendido se quedarán hasta las siete (solo los que han suspendido).
Si cambiamos la puntuación, se altera el significado: “Los alumnos, que han suspendido, se quedarán hasta las siete” (es decir, todos).
9. Wences limpia el garage.
El significado cambia, si digo: “Wences, limpia el garage”.
10. Pregunta quien ha llegado último.
Si cambio la acentuación, se altera el significado: “Pregunta quién ha llegado último”.
11. Lo arreglaré como había dicho.
Si cambio la puntuación, el significado será distinto: “Lo arreglaré, como había dicho”.
12. Un caso curioso de significados completamente distintos usando las mismas letras: “El dulce lamen tarde dos pastores”.
“El dulce lamentar de dos pastores” (perfecto endecasílabo de una de las églogas de Garcilaso de la Vega).

Algunos sinónimos de:
Negro: bruno, sable (heráldica); negruzco, oscuro, moreno, renegrido; sucio, mugriento, tiñoso, guarro, cochino, marrano; desfavorable, desafortunado, desventurado, adverso, infeliz, infausto, aciago, sombrío, triste; irritado, molesto, enfadado, enojado, indignado.
Nervio: nervadura, nervatura, nerviación; energía, tensión, brío, carácter, temperamento, fuerza, pujanza, empuje, ímpetu, decisión, arrojo, garra.
Nervioso: excitado, agitado, alterado, desasosegado, inquieto, intranquilo, histérico, neurasténico; brioso, impetuoso, vigoroso, fogoso.
Neurálgico: decisivo, vital, esencial, cardinal, primordial, crucial, crítico, clave.
Neutralizar (se): anular, contrarrestar, contrapesar, equilibrar.
Neutro: indefinido, indeterminado, impreciso, vago, indistinto; frío, desapegado, indiferente; neutral, imparcial, objetivo, indiferente, aséptico.


Madrid,1 de junio de 2015

jueves, 21 de mayo de 2015

Aceptar la finitud

El ser humano es un ser finito, limitado. Limitación ontológica, existencial, vital.

De acuerdo con su teoría de las generaciones, Ortega y Gasset sitúa los treinta años como la edad en la que los humanos abandonamos la juventud. Madurez implica, entre otras cosas, tomar posesión de lo real. En este sentido, nunca terminamos de madurar, pues tampoco llegamos nunca a hacernos cargo de(l) todo. Ahora bien, hacerse cargo de la realidad, en la medida en que nos es posible, implica «reconocer los límites dentro de los cuales van a moverse nuestras posibilidades»1.
 


1 Ortega y Gasset, J. Meditaciones del Quijote, Cátedra, Madrid, 2012 (9ª ed.), 207.

José María Barrio:


LA BIOÉTICA HA MUERTO. ¡VIVA LA ÉTICA MÉDICA!


Cuadernos de Bioética XXVI 2015/1ª



Copyright Cuadernos de Bioética