Seguidores

domingo, 31 de enero de 2016

Escribir es hacer flamear una espada en el instante en que los perros ladran a la luna.


Un tema frecuente entre los poetas es la poesía. Estos versos la describen como una puerta al misterio, un arma contra el enemigo y un destello revelador.
  
Escribir es tocar a plenitud el lado oscuro de las cosas,
escribir es lanzar un garfio
contra el galeón enemigo.
Escribir es hacer flamear una espada
en el instante en que los perros ladran a la luna.

(Fragmento de un poema de José Pérez Olivares, de Cristo entrando en Bruselas, 1993)

Jesús Cotta

sábado, 30 de enero de 2016

Segunda edición del Manual de redacción de Luis Ramoneda

Portada de Manual de redacción

Luis Ramoneda
Escribir con claridad, corrección y sencillez es una habilidad alcanzable. Requiere conocimientos de gramática y ortografía, actualizados con las nuevas normas sobre el uso del castellano. Pero la verdadera destreza se alcanza mediante la lectura y el empeño por transmitir todo lo que se desea, tal como se desea.
El lector encontrará en este Manual de redacción un instrumento indispensable para recorrer ese itinerario con éxito.
Luis Ramoneda Molins (Cervera, 1954) es licenciado en Filología Románica por la Universidad de Zaragoza, y autor de varios poemarios (Vientos que jamás ha roto nadie ; Tiempo de elegíasRosal en la niebla), de libros de literatura infantil y juvenil (Las aventuras del comisario Cattus ; Carolina en el País de las Estaciones ; Nuevas aventuras del comisario Cattus y El comisario Cattus y la guerra en las tierras altas) y también de relatos como “El Siglo de Rembrandt” y otras historias.
Varios de sus relatos han sido premiados. Es colaborador en diversas revistas culturales ("Cristal", "Númenor", "Nueva Revista"...) y crítico de libros en “Aceprensa” y en www.clubdellector.com. Imparte cursos de redacción a estudiantes universitarios y edita cada mes el “Boletín de Ayuda al Redactor”, de amplia difusión. Reside en Madrid.

viernes, 29 de enero de 2016

Redundancias (por Luis Ramoneda)

Boletín de Ayuda al Redactor
Febrero de 2016

Redundancias (II):


Revisar los textos siguientes:
Soluciones:

1. Se trata de un falso pretexto para eludir  la  responsabilidad.
Se trata de un pretexto para eludir la responsabilidad (pretexto: 'motivo o causa simulada o aparente que se alega para hacer algo o para excusarse de no haberlo ejecutado').
2. Ha aumentado el número de funcionarios públicos.
Ha aumentado el número de funcionarios.
3. Se trata de introducir el barco dentro de la botella.
Se trata de introducir el barco en la botella (introducir dentro es redundante).
4. La macedonia de frutas que preparó la abuela estaba riquísima.
La macedonia que preparó la abuela estaba riquísima.
5. El perro jugueteaba con un mendrugo de pan.
El perro jugueteaba con un mendrugo.
6. Tienen el monopolio exclusivo de la venta de…
Tienen el monopolio de la venta de…
7. Les han impuesto una multa económica por contaminar el Esla.
Les han impuesto una multa por contaminar el Esla.
8. He recibido un obsequio (o regalo) gratuito por el trabajo de ayer.
He recibido un obsequio (o regalo) por el trabajo de ayer.
9. Mi opinión personal es que han metido la pata.
Mi opinión es que han metido la pata.
10. La orografía del terreno por el que circulan los ciclistas es anfractuosa
La orografía por la que circulan los ciclistas es anfractuosa.
11. Formarás parte integrante del grupo de traductores.
Formarás parte del grupo de traductores.
12. No me vengas ahora con prejuicios previos.
No me vengas ahora con prejuicios.



Algunos sinónimos de:

Ñoño: cursi, remilgado, finolis, melindroso, afectado; puritano, mojigato, gazmoño, timorato; quejica, quejumbroso.
Obedecer: acatar, cumplir, seguir, respetar, observar, someterse, subordinarse; reaccionar, responder; provenir, proceder, deberse.
Obediencia: acatamiento, observancia, disciplina, sometimiento, subordinación, sumisión, respeto.
Obediente: dócil, manejable, sumiso, disciplinado, bienmandado.
Obeso: grueso, gordo, orondo, rollizo, adiposo.
Objeción: reparo, inconveniente, pega, problema, crítica, réplica, oposición; observación, advertencia, corrección.
Objetivo: imparcial, neutro, desapasionado, aséptico, frío, ecuánime; finalidad, propósito, fin, intención, aspiración, objeto, meta, blanco, diana, ideal, desiderátum.
Objeto: cosa, elemento; objetivo, finalidad, propósito, fin, blanco, diana; asunto, tema, cuestión, materia.

Obligación: deber, compromiso, imperativo, exigencia, necesidad, responsabilidad, imposición, carga, deuda; trabajo, tarea, labor, faena, quehacer, cometido, menester, misión.

miércoles, 27 de enero de 2016

Los amores del Quijote

Nuevo número de la revista Barcarola. Entre muchas aportaciones interesantes, podéis leer mi artículo "Los amores del Quijote", unido a las siguientes semblanzas:


La novela del vagamundos
Ándres Trapiello
El Quijote o la dimensión interminable
Graciano Armero Berlanga
Miguel de Cervantes, testigo y profeta. Una reflexión en torno a la Segunda Parte del Quijote
Daniel Sánchez Ortega
Relatos en la segunda parte de las hazañas de Don Quijote de la Mancha
José Francisco Roldán Pastor



La Tribuna de Albacete


"Barcarola" publica varios estudios sobre la segunda parte del "Quijote"

Redacción - martes, 19 de enero de 2016
Compartir > >
Compartir esta noticia en Tuenti Compartir esta noticia en Meneame Compartir esta noticia en Buzz Compartir esta noticia en Windows Live Compartir esta noticia en Delicious
La revista incluye varios poemas de los libros ganadores del trigésimo premio, así como relatos seleccionados del concurso
La revista de creación literaria Barcarola, patrocinada por el Ayuntamiento de Albacete y la Diputación Provincial, con la colaboración de la Fundación Globalcaja, ha publicado un número doble, 83/84, correspondiente a diciembre de 2015, destacando en portada los dosieres dedicados a la publicación de la II parte del Quijote (1615-2015) y al
escritor chileno/español Roberto Bolaño, pero además manteniendo un cuidado especial en sus secciones habituales, como en poesía, que se abre con recordatorio a Teresa de Jesús en el V centenario de la Santa de Ávila, a cargo de la reciente académica de la lengua Clara Janés.
Se completa este apartado, en el que colaboran más de 20 autores, con colaboraciones firmadas por Fernando Arrabal, Luis Alberto de Cuenca, Antonio Colinas, Juan Carlos Mestre, entre otros, además de incluir una selección de poemas de los libros ganadores del trigésimo Premio de Poesía Barcarola, cuyos galardonados fueron Rubén Martín Díaz y Dionisia García.
Sigue a esta sección, como es habitual, la de narrativa, con originales de Virgilio Liante, Francesc Cornadó, José Florencio Martínez… etc., y también el relato ganador del Premio Barcarola de esa modalidad, Alimañas, de Roberto Ruiz de Huydobro.
Es diversa la temática de los trabajos monográficos de este número, bien textos sobre la Gran Guerra, a cargo de Pedro Jesús Garrido y Juan Bravo, El ritmo en el Haiku, de Carlos Blanc y la continuación de Ingeniosos Españoles, en este cargo el periodista Luis de Tapia (1871-1937), obra del polifacético creador y estudioso José Esteban.
Las traducciones inéditas en esta ocasión están dedicadas a la autora griega Constance Dima, seudónimo de Konstantina Karadimou, profesora de lenguas extranjeras en Atenas y de reconocida trayectoria, textos que se publican en versión bilingüe traducidos por Francisco Morcillo.
Así mismo, las entrevistas están centradas en el complejo e interesante escritor Mauricio Wiesenthal, autor de una de las obras más originales escritas en nuestro idioma Libro de Réquiems, El Esnobismo de las Golondrinas,… a cargo de Iván Moure Pazos y unas conversaciones entre el escritor y académico Luis Mateo Díez y el crítico Santos Sanz Villanueva, con motivo de la concesión al primero del premio de mejor libro del año, por La Cabeza en Llamas.

NUEVO. El espacio del Haiku, nueva modalidad dedicada a este género poético japonés, se hace eco de segundo Concurso Internacional del mismo en Japón: Samurái Hasekura, que obtuvo, en el Instituto Cervantes de Tokio, el coordinadas en Barcarola de este espacio poético, el escritor albacetense Elías Rovira. Una veintena de creadores de haikus participan en este número, junto a los ganadores del mencionado galardón.
Como se dijo, dos especiales que aparecen en portada, completan el sumario creativo de la revista. Por una parte el dedicado al IV Centenario de la publicación de la II parte del Quijote, en el que se incluyen trabajos de Andrés Trapiello, Armero Berlanga, Sánchez Ortega, José Francisco Roldán Pastor, Antonio Barnés, todos ellos centrados en las hazañas del Ingenioso Caballero Don Quijote de La Mancha.
Por otra, destacan el ensayo dedicado al escritor chileno-mexicano-español Roberto Bolaños (1953-2003), uno de los más reconocidos creadores de la literatura contemporánea, y autor de obras tan como Los detectives Salvajes y 2666, objeto y estudio de este dossier, a cargo del especialista Carlos Manuel González Vázquez.

viernes, 22 de enero de 2016

jueves, 14 de enero de 2016

Método humanista de conocimiento

El humanista se sabe formando parte de una cadena de estudiosos del saber. No se cree mejor que nadie ni desprecia a los predecesores por el hecho de serlo. Marcar distancias con los padres es propio de la adolescencia. Es una etapa necesaria para forjar la propia identidad, pero es una etapa que debe ser pasajera, y dar paso a la madurez, en la que el hombre se reconcilia con su pasado y escucha a sus mayores. Escuchar a los antepasados no significa aceptarlos acríticamente, pero es infantil rechazarlos sistemáticamente.

El humanismo es una corriente de madurez, de escucha a los predecesores.

La filosofía moderna es una corriente de adolescencia, instalada en un narcisismo que no ha dado paso a la conciencia de que somos un ser de los otros y para los otros.

La filosofía ilustrada también peca del infantilismo de desear de modo inmediato que se cumplan los propios deseos.

En estos fragmentos de Cicerón vemos al vivo su modo humanista de proceder:

Cicerón, De inventione II

[5] Quodsi in ceteris quoque studiis a multis eligere homines commodissimum quodque quam sese uni alicui certe vellent addicere, minus in arrogantiam offenderent; non tanto opere in vitiis perseverarent; aliquanto levius ex inscientia laborarent. Ac si par in nobis huius artis atque in illo picturae scientia fuisset, fortasse magis hoc in suo genere opus nostrum quam illius in suo pictura nobilis eniteret.  Ex maiore enim copia nobis quam illi fuit exemplorum eligendi potestas.  Ille una ex urbe et ex eo numero virginum, quae tum erant, eligere potuit; nobis omnium, quicumque fuerunt ab ultimo principio huius praeceptionis usque ad hoc tempus, expositis copiis, quodcumque placeret, eligendi potestas fuit.

Y si también en otros estudios las personas prefirieran elegir lo mejor de las contribuciones de muchos autores antes que entregarse de manera exclusiva a uno solo, evitarían caer en la arrogancia, no se aferrarían con tanta obstinación a los errores y sufrirían menos por su ignorancia. (Traducción de Salvador Núñez en Gredos, Madrid, 1997).

8 quos ipsos simul atque illos superiores nos nobis omnes, quoad facultas tulit, proposuimus et ex nostro quoque nonnihil in commune contulimus.

[ 9] Quodsi ea, quae in his libris exponuntur, tanto opere eligenda fuerunt, quanto studio electa sunt, profecto neque nos neque alios industriae nostrae paenitebit. Sin autem temere aliquid alicuius praeterisse aut non satis eleganter secuti videbimur, docti ab aliquo facile et libenter sententiam commutabimus.  Non enim parum cognosse, sed in parum cognito stulte et diu perseverasse turpe est, propterea quod alterum communi hominum infirmitati, alterum singulari cuiusque vitio est adtributum.
[10] Quare nos quidem sine ulla affirmatione simul quarentes dubitanter unum quicque dicemus, ne, dum parvulum consequamur, ut satis haec commode perscripsisse videamur, illud amittamus, quod maximum est, ut ne cui rei temere atque arroganter assenserimus.

sábado, 9 de enero de 2016

...como si la claridad significara simpleza

Desde hace unas décadas, quizá desde los años ochenta, el discurso crítico ha ingresado en una espiral creciente de hermetismo, asociada a un falso complejo de inferioridad, como si la claridad significara simpleza. Tal vez fuera el lenguaje de la academia norteamericana el que contaminara al resto de los discursos críticos y contaminara asimismo al ensayo.

Ángel Esteban en El ensayo sobre el ensayo: Fernando Aínsa



A orillas del Duero



Voy a la librería Neblí, en la calle Serrano, y me topo con el escritor Luis Ramoneda y con su nuevo libro. Lo compro. Se titula A orillas del Duero (diario de un idealista, 1970), Fundación González, Madrid, 2015.
Lo leo. Prosa tersa. Un diario desnuda un alma. Si el alma es honda, llega; si el alma es turbia, pues... Pero el alma de Luis es honda. Aparecen palabras nuevas para mí: mohedas, empereza, encisos, amurados, breñal, esquilas, tenadas, forsicias, grisura, hornija...
Y bellas metáforas:

despertador, verdugo del encanto de la noche
he sentido mi fragilidad abierta como un abismo
rescoldo de insuficiencia
un día demasiado adolescente

El muchacho autor del diario es un chico sensible, nostálgico, que conecta con personas del presente y del pasado -"un silencio que me trae otras ausencias"-, amante de las letras. Se palpa el influjo paterno y materno. Su padre "era un idealista"; "he visto a mis padres leer algún rato todos los días". Su madre servía "de cauce de la alegría".

Y una pregunta interesante emerge en el libro: "¿Cervantes, ha sido más beneficioso para la humanidad por su participación en la batalla de Lepanto o por el Quijote?".

(Lo que sucede (respondo yo) es que sin las intensas vivencias cervantinas en Lepanto y en su cautiverio en Argel, es probable que el Quijote carecería de su hondura...).

¿Estamos ante un diario con sensibilidad machadiana, a orillas del Duero?


Honos, non onus, care Ludovice, mihi fuit tuum librum legere.

viernes, 8 de enero de 2016

"Nuestra mayor degradación y el sufrimiento más humillante llegan cuando sentimos que hemos dejado de sufrir"

Marcel Proust, El indiferente y otros relatos, Funambulista, Madrid, 2005.

p. 99: la estúpida indiscreción ... constituye el deleite infame de la mayoría de la gente mundana.

126: ¿Acaso no es la ausencia la más segura, la más eficaz, la más vivaz, la más indestructible y la más fiel de las presencias para quien ama?

131: Todo en mí era alma.

132: Más adelante la ausencia me reveló otras cosas aún más amargas: que nos acostumbramos a la ausencia, que nuestra mayor degradación y el sufrimiento más humillante llegan cuando sentimos que hemos dejado de sufrir.


lunes, 4 de enero de 2016

"Algunas naturalezas sienten tanta hambre de elogio como otras de comida y de bebida".


Fragmentos del Económico de Jenofonte.


VII, 18: Porque a mí me parece, mujer, que los dioses han
unido con gran discernimiento esta pareja que se llama hembra
y macho, para que tengan el máximo beneficio en su
alianza. En primer lugar, esta pareja se une en matrimo-
nio, procreando hijos para que no se extingan las especies
de seres vivos. En segundo lugar, esta unión proporciona,
al menos a los seres humanos, la posibilidad de un apoyo
en la vejez. En tercer lugar, los seres humanos no viven
al aire libre como los animales, sino que necesitan evidentemente
un techo.


XI, 13: el hombre que se esfuerza, que atiende a sus negocios y se
ejercita tiene mayores posibilidades de conseguir la prosperidad 



 
 XII, 17-20: «¡Ea!, Iscómaco», dije, «deja de
momeuio a un lado el tema de los que son educados en
la diligencia y háblame del sistema educativo en sí; ¿Se
puede hacer a los demás diligentes siendo uno mismo indo-
lente?». «No, ¡por Zeus!», respondió Iscómaco, «lo mismo
que una persona que no sepa música no puede enseñar
música a otros. Porque es difícil que se pueda aprender
a hacer bien lo que el maestro enseña mal, y si el amo
enseña a ser indolente es difícil que el criado resulte dili-
gente. Para decirlo en pocas palabras, creo que no he encontrado
esclavos buenos en manos de un amo malo; en
cambio, sí he visto esclavos malos de un amo bueno, pero
ai menos no quedaban impunes. Quien quiera formar hombres
diligentes debe supervisar y examinar las tareas, estar
dispuesto a recompensar al responsable de una labor bien
hecha y no vacilar en imponer el justo castigo al indolente.

Me parece que está muy bien, dijo Iscómaco, la respuesta 20
que se atribuye al bárbaro cuando el Gran Rey se encontró
con un buen caballo, quiso engordarlo en el más breve
plazo posible y le preguntó a uno que tenía fama de entendido
en caballos qué es lo que más rápidamente engorda
al caballo. Se dice que el otro respondió: "el ojo de su
amo" De la misma manera, Sócrates, me parece que
en general es el ojo del amo lo que consigue los mejores
resultados».

XIII, 10:
Halagando, en efecto , los a p e t i t o s de su e s t ó m a g o p o d r í a s conseguir muchas c o s a s de ellos. En c a m b i o , a los de n a t u r a l e z a ambiciosa les e s t i m u l a n las a l a b a n z a s , pues a l g u n a s n a t u r a l e z a s sienten t a n t a h a m b r e de e l o g i o c o m o o t r a s de c o m i d a y de bebida.

XIII, 10-12:
no h a g o de la misma calidad los vestidos y c a l z a d o s que tengo que p r o p o r c i o n a r a los t r a b a j a d o r e s , sino que unos son m e j o r e s y o t r o s peores, p a r a poder r e c o m p e n s a r al mejor s e r v i d o r con los mejores  y d a r los malos a los peores. Yo p i e n s o , e n e f e c t o , Sócrates, q u e sienten u n a g r a n d e s m o r a l i z a c i ó n los b u e n o s cuando v e n q u e son ellos los q u e r e a l i z a n los t r a b a j o s p e r o reciben la misma r e m u n e r a c i ó n que los que n o están dispuesto s a e s f o r z a r s e o a correr riesgos c u a n d o h a y que hacerlo.
P e r s o n a l m e n t e , n o m e parece j u s t o de n i n g u n a m a n e r a que los mejores t e n g a n el m i s m o t r a t o q u e los malos, y c u a n do me e n t e r o d e que los c a p a t a c e s r e p a r t e n lo m e j o r a quienes más lo merecen los a l a b o , pero si v e o que favorecen a algu i e n por sus a d u l a c i o n e s o por a l g ú n o t r o favor sin impo r t a n c i a , n o h a g o la vista g o r d a sino q u e les i n c r e p o y t r a t o de hacerles ver, Sócrates, que ni siquiera o b r a n de a c u e r d o con sus intereses».


XX, 16-22: Para que la agricultura produzca ganancias o pérdidas es muy importante que el amo, aunque sean muchos los trabajores empleados, se cuide o se desentienda de que los hombres estén en el trabajo a su hora. El que estén trabajando todo el tiempo fácilmente supone una diferencia de un hombre por cada diez, y abandonar el trabajo antes del tiempo equivale también a otro hombre de diferencia. El permitir que los obreros anden remoloneando todo el día equivale fácilmente a una diferencia negativa de la mitad de todo el trabajo. Lo mismo que en una marcha a lo largo de doscientos estadios recorridos por dos corredores, ambos jóvenes y con buena salud, sacan entre ellos una diferencia de cien estadios si uno va directo a su objetivo y el otro se muestra indolente, descansando junto a los manantiales y a la sombra, tumbándose y buscando suaves brisas, también en la labranza hay una gran diferencia en cuanto a eficacia entre los que llevan a cabo el trabajo que se íes ha encomendado y los que, en vez de trabajar, encuentran un pretexto para no hacerlo y se pasa por alto su desidia. Entre trabajar bien o mal hay tanta diferencia como entre trabajar a conciencia o estar completamente parado. Si cada vez que se cavan las viñas para dejarlas limpias de maleza se hace de moe la broza crezca más y mejor, ¿cómo podría decir que esto no es otra cosa que no hacer nada? Eso es lo que arruina las haciendas, mucho más que la excesiva ignorancia. Porque si los gastos que originan las propiedades no disminuyen en absoluto y los trabajos no dejan ningún beneficio sobre los gastos, no hay que extrañarse que, en vez de alcanzarse un superávit, se consigan pérdidas. Por otra parte, mi propio padre puso en práctica y me enseñó a mí el método más eficaz para ganar dinero con la agricultura, si se es capaz de poner interés y de trabajar la tierra con empeño. 
XXI, 9-10:
Ocurre lo mismo también en las actividades privadas: si
el que tiene la autoridad, sea un capataz o un administrador,
es capaz de hacer a sus hombres diligentes, entusiastas
y constantes en el trabajo, he ahí una persona que va con
10 eficacia al éxito y consigue un gran progreso.