Seguidores

domingo, 27 de marzo de 2016

Cuando la pasión de entender está subordinada a la pasión de trepar, es de esperarse que la producción de teorías sirva más para trepar que para entender.

Gabriel Zaid: Leer, Oceano, México D.F., 2012.

p. 29: El mundo es más habitable después de Bach. La obra de arte tiene su propio mundo, pero además ensancha el mundo.

p. 33: Perder el tiempo en hacer dinero, para gastarlo en perder el tiempo. Gastar lo que no se tiene en comprar lo que no se necesita para que nos admire gente que no nos importa.

p. 124: Cuando no había docenas de páginas culturales diarias, sino unos cuantos suplementos semanales, las mejores plumas hacían comentarios de libros, y los jóvenes talentosos se disputaban el privilegio de alternar con los consagrados, escribiendo reseñas mal pagadas en dinero, pero bien pagadas con abundantes libros que les permitían leer, leer, leer. Desgraciadamente, las mejores plumas consagradas y juveniles no se multiplicaron por veinte o treinta, cuando las páginas culturales se multiplicaron por veinte o treinta. Para llenar tantas páginas, llegaron los universitarios que estudiaron comunicación, tan atiborrados de clases sobre cine, televisión, radio, periódicos y revistas; tan conscientes de que los nuevos medios son un avance sobre el libro, y está en curso una mutación hacia la imagen; tan absorbidos por el ajetreo del acontecer, que no tienen tiempo de leer.

p. 159: Un título es una patente de corso para cobrar por aprender.

p. 184: No tomar en serio las cosas a las cuales nos dedicamos, tiene consecuencias en la integridad personal. (...) Cuando la pasión de entender está subordinada a la pasión de trepar, es de esperarse que la producción de teorías sirva más para trepar que para entender.



p. 186:

p. 186-187:


p. 188:

p. 232:

La góndola (el cupo limitado de opciones concretas) es inherente a la vida humana (comercial, psicológica, administrativa, vocacional, artística, amistosa, amorosa, cognitiva); pero sus consecuencias son distintas, según la escala de operaciones. Las capacidades de atención, memoria, análisis, aprendizaje y creación, no aumentan por el hecho de operar en gran escala. Aumentan las opciones, lo cual puede ser enriquecedor. Pero cambia el trato con las personas y las cosas, lo cual suele ser empobrecedor. Lo concreto se vuelve mera posibilidad; lo cercano, distante; lo personal, impersonal; los nombres, abstracciones del anonimato o la celebridad; la convivencia, relaciones públicas.

p. 238:


Tener tiempo o tener cosas. Los aumentos de productividad pueden usarse de dos maneras: para trabajar menos o para producir mas. La especie humana desde la Revolución agrícola y, más aún desde la Revolución industrial, ha preferido renunciar al tiempo libre, producir más, autoexplotarse para acumular más de lo que puede consumir, para levantar pirámides y practicar el deporte maravilloso de ver quien llega mas arriba y se impone sobre los demás”. 

p. 242:



p. 247

EPITAFIO

Murió reconciliado con el misterio de haber nacido.

miércoles, 23 de marzo de 2016

Poemas fallidos (Gabriel Zaid)

Letras Libres

No es imposible escribir un buen poema, es improbable.
Entre los millones escritos por aficionados (que en otros tiempos nunca se publicaban) lo más común es el borbollón sin forma. Algo brota y quiere decir algo, pero no lo dice. El querer decir, vivido como experiencia del que escribe, suspende la vida ordinaria, aparta de los demás, emociona, mueve la mano. Por momentos, se detiene. Espera la frase que llega, no se sabe cómo, ni de dónde. Aflora como un impulso que busca salida.

El desahogo puede ser terapéutico, pero no es un poema. El psicoanálisis puede estudiarlo como los sueños: manantial insignificante que se deja leer como significativo, así como la mántica leía las líneas de la mano, el azar de las cartas, el vuelo de los pájaros, los signos de los astros y también los sueños. Pero la crítica literaria no tiene nada que hacer. Es imposible criticar, ya no digamos corregir, lo que no tiene un mínimo de oficio.
Horacio, Odas, 4, XIV
Quae cura patrum quaeve Quiritium
plenis honorum muneribus tuas,
     Auguste, virtutes in aevum
     per titulos memoresque fastus
aeternet, o qua sol habitabilis               5
inlustrat oras maxime principum?
     quem legis expertes Latinae
     Vindelici didicere nuper
¿Qué preocupación de los padres de la patria o de los sucesores de Rómulo, Augusto, puede eternizar con dones llenos de honores tus virtudes para siempre mediante títulos y fastos memorables, oh el más grande de los príncipes por donde el sol ilumina los territorios habitables? sobre quien los vindélicos, privados del derecho latino, han aprendido recientemente cuál es tu poder con Marte (en la guerra).
quid Marte posses. Milite nam tuo
Drusus Genaunos, inplacidum genus,               10
     Breunosque velocis et arces
     Alpibus impositas tremendis
deiecit acer plus vice simplici.
Maior Neronum mox grave proelium
     commisit immanisque Raetos               15
     auspiciis pepulit secundis,


Pues con tu ejército Druso ha derribado de una sola vez a los genaunos, linaje descontentadizo, y, más impetuoso, a los veloces Breunos y las ciudadelas asentadas sobre los temibles Alpes. El mayor de los nerones acaba de acometer un grave combate y de expulsar a los malvados retos con auspicios favorables, 
spectandus in certamine Martio,
devota morti pectora liberae
     quanti fatigaret ruinis,
     indomitas prope qualis undas               20
exercet Auster Pleiadum choro
scindente nubes, impiger hostium
     vexare turmas et frementem
     mittere equum medios per ignis.
y hay que esperar que en un combate digno de Marte fatigue hasta la ruina a los pechos entregados a una muerte liberadora tanto como el Austro vapulea cerca de las olas indómitas mientras el coro de las Pléyades corta las nubes, diligente para hostigar las columnas de los enemigos y para introducir la caballería estrepitosa en medio del fuego.
Sic tauriformis volvitur Aufidus,               25
qui regna Dauni praefluit Apuli,
cum saevit horrendamque cultis
diluviem meditatur agris,
Así el río Ofanto, que atraviesa el reino 
del apulio Dauno, se precipita bramando 
como un toro, cuando se enfurece y trama 
una horrenda inundación sobre los campos cultivados,

ut barbarorum Claudius agmina
ferrata vasto diruit impetu               30
     primosque et extremos metendo
     stravit humum sine clade victor,
como Claudio arruinó los ejércitos
armados de los bárbaros con gran ímpetu
y segando a los primeros y a los últimos,
cubre la tierra vencedor sin descalabro,

te copias, te consilium et tuos
praebente divos. Nam tibi quo die
     portus Alexandrea supplex               35
     et vacuam patefecit aulam,
gracias a que le ofreciste las tropas, tu
sagacidad y tus dioses. Pues a ti en este día
el puerto alejandrino suplicante
te abrió su palacio vacío,

Fortuna lustro prospera tertio
belli secundos reddidit exitus
     laudemque et optatum peractis
     imperiis decus arrogavit.               40

la próspera Fortuna al tercer lustro
de la guerra trajo de nuevo favorables éxitos
e hizo venir la alabanza y el honor deseado
para el mandato cumplido.

Te Cantaber non ante domabilis
Medusque et Indus, te profugus Scythes
     miratur, o tutela praesens
     Italiae dominaeque Romae;
A ti el cántabro que antes no podía domarse
y el medo y el indio, el prófugo Escita
te admiran, oh tutor presente
de Italia y de la dominadora Roma;

te fontium qui celat origines               45
Nilusque et Hister, te rapidus Tigris,
     te beluosus qui remotis
     obstrepit Oceanus Britannis,



te non paventis funera Galliae
duraeque tellus audit Hiberiae,               50
     te caede gaudentes Sygambri
     compositis venerantur armis.

a ti quien oculta los orígenes de las fuentes
y el Nilo y el Histro, a ti el rápido Tigris,
a ti el océano poblado de mosntruos
que brama ante los remotos britanos

a ti la tierra de la Galia que no teme la muerte
y la tierra de la dura Hiberia,
a ti los sigambros que gozan en la matanza
te veneran con las armas dispuestas.

viernes, 18 de marzo de 2016

cachinnus, i (carcajada)

XIII. ad Fabullum
Cenabis bene, mi Fabulle, apud me
paucis, si tibi di favent, diebus,
si tecum attuleris bonam atque magnam
cenam, non sine candida puella
et vino et sale et omnibus cachinnis.
haec si, inquam, attuleris, venuste noster,
cenabis bene; nam tui Catulli
plenus sacculus est aranearum.
sed contra accipies meros amores
seu quid suavius elegantiusve est:
nam unguentum dabo, quod meae puellae
donarunt Veneres Cupidinesque,
quod tu cum olfacies, deos rogabis,
totum ut te faciant, Fabulle, nasum.
XIII. a Fabulo
Cenarás bien, Fabulo mío, en mi casa
en pocos días, si los dioses te dan su favor,
si aportas una buena y grande cena, 
no sin una chica despampanante
y vino y sal y todas las carcajadas.
Si esto, digo, aportas, encanto mío,
cenarás bien; pues el bolsillo
de tu Catulo está lleno de arañas.
Pero por tu parte obtendrás puro amor
o algo más suave o elegante:
pues te daré un ungüento, que a mi chica
regalaron las Venus y los Cupidos,
que cuando los huelas, rogarás a los dioses,
que te hagan, Fabulo, todo nariz.

martes, 8 de marzo de 2016

El diario Down

Las filosofías que priman la calculadora y el tubo de ensayo sobre la razón deshumanizan. Las filosofías que priman la acción sobre el pensamiento también deshumanizan, pues transforman al hombre de homo sapiens en homo habilis, un ejecutor.

La era tecnológico-digital promueve el espejismo del hombre como creador de sí mismo consagrando la inteligencia artificial como el summum de lo humano.

Unos y otros, racionalistas, empiristas, ilustrados, cientificistas, tecnólogos y fundamentalistas digitales proclaman que lo racional es la esencia de lo humano... Sed contra, como diría un escolástico, pero por el contrario, es el amor la vocación esencial. De ahí que "más hombre", "más mujer", si se puede hablar así, es quien más ama. Si una persona con síndrome de Down ama más que un premio Nóbel, esa persona ha desarrollado más la humanidad, esa persona es más verdadera, más hermosa, más valiosa.

Que el amor sobrepuja el conocimiento ya lo pensaba antes de leer El diario Down de Francisco Rodríguez Criado (Tolstoievski, 2016), pero la lectura de este libro, en que un padre desnuda su alma tras el nacimiento de su primogénito con síndrome de Down, me ha reafirmado en esa tremenda idea de que amar es alegrarse de la existencia de alguien y no una contrapartida a lo que ese alguien piensa, tiene, hace o da. Quizás lo más hermoso de este libro sea cómo emerge la gratuidad del amor. En realidad, lo mejor que puede darse es amor.





viernes, 4 de marzo de 2016

El fideísmo es el ateísmo de los beatos

El humanismo confía en la razón; 
la filosofía moderna confía en la calculadora y en el tubo de ensayo; 
la Ilustración confía en la acción.
El humanismo es un sujeto que admira el objeto; 
la filosofía moderna es un sujeto que domina el objeto; 
la Ilustración es un sujeto que se transforma en objeto.
Para el humanismo, Dios, el mundo y el hombre son misterios comprensibles pero no comprehensibles; 
para la filosofía moderna, Dios, el mundo y el hombre son problemas reductibles a algoritmos; 
para la Ilustración, Dios, el mundo y el hombre son el yo.
El humanismo conoce, la Filosofía moderna calcula y experimenta, la Ilustración hace.
Para el humanismo, sujeto y objeto son co-protagonistas; 
para la Filosofía Moderna, el protagonista es el sujeto; 
para la Ilustración el objeto ha desaparecido: es más relevante lo que procede de la mente del crítico del Quijote que el Quijote mismo. El crítico construye una crítica más extensa y verdadera que la obra criticada; o mejor, la verdad del Quijote es la verdad del crítico. El criterio de verdad es la mera emanación discursiva del yo del crítico. El sujeto aplasta al objeto. El crítico aplasta la obra criticada.
Al ser más importante el sujeto que el objeto, el fin es la originalidad. Ser original es ser el origen. Se es el origen porque no se es originado. Cada yo es un comienzo desligado de sus predecesores.
El hombre antiguo, medieval y moderno-humanista buscaba la verdad, la bondad y la belleza; 
el hombre cartesiano busca la claridad y la distinción: lo importante no son lo que las cosas son sino lo que las cosas son para mí: mi certeza, de modo que el tamaño de Dios, el mundo y el hombre pasan a ser el tamaño del yo cognoscente. Y como quidquid recipitur, ad modum recipientis recipitur, los objetos son creados a imagen y semejanza de los sujetos: sujeto mezquino, objeto mezquino, y così via.
El hombre ilustrado-romántico no busca tanto la verdad, la bondad, la belleza, la claridad y la distinción como la originalidad. El summum es ser original. No se trata de conocer mejor las cosas, sino de ser original; no se trata de ser bueno, sino de ser original; no se trata de ser hermoso, sino de ser original. 
Si el yo es el rey, la originalidad es el summum.
Hay que decir que el inveterado desprecio luterano por la razón contribuyó decisivamente al desprestigio de la inteligencia humana y al enaltecimiento de la calculadora y el tubo de ensayo como sustitutivos de una mente corrompida (que no herida) por el pecado. Una fe despreciadora de la razón deviene en fideísmo, y el fideísmo es el ateísmo de los beatos. La Ilustración se desembarazó de ese teísmo imposible y encontró vía libre para la entronización del yo y su originalidad.